Japón

Imagen-240

Japón es un país que ofrece una amplia variedad de opciones para viajar, ya no sólo por todo lo que tiene, sino por sus múltiples contrastes, sus curiosos matsuri (festivales) y cómo cambia entre estaciones. Desde la moderna urbe de Tokyo hasta la tradicional Nikko, desde la atestadas calles del centro de Osaka hasta la apacible Miyajima, todo tiene cabida y todo es posible.

Si bien es cierto que son muchas las cosas, sin olvidar el idioma, que dificultan un viaje a Japón por la preparación previa que conlleva: abonos de viajes, entender su sistema de transporte, reservas de entradas o billetes, el choque cultural… no es menos cierto que es un país que no te deja indiferente, que te sorprende y que te cambia.

Sin embargo nosotros estamos aquí para facilitarte las cosas y ayudarte en tu viaje, para que te puedas olvidar de todo centrándote únicamente en disfrutar y ver y vivir aquello que vas buscando; ya sea en un viaje de una semana como de un mes.

Tanto si ya tienes claro tu viaje como si lo que deseas es informarte al respecto para el futuro, no tienes más que rellenar uno de nuestros sencillos y rápidos cuestionarios para que podamos saber qué buscas y ponernos en contacto contigo y ayudarte con tu futuro viaje.

No olvides que puedes investigar en la lista de lugares y ciudades que tenemos más abajo y observar algunas de las fotografías de nuestros viajes para que te puedas hacer una idea más clara y ver que está esperándote.



Hiroshima
(広島市)
Kamakura
(鎌倉市)
Kyoto
(京都市)
Miyajima
(宮島)
Nara
(奈良市)
Nikko
(日光市)
Osaka
(大阪市)
Tokyo
(東京都)

Conocida mayoritariamente por ser la primera, y una de las dos ciudades, que recibió el impacto de la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. Hiroshima, a pesar de ser la ciudad más grande de la región de Chugoku (中国地方 – Chuugoku chihou), es una tranquila ciudad costera de poco más de un millón de habitantes.

El transporte más común para moverse por la ciudad es una red de tranvías que conectan todas las zonas de la ciudad.

Como emblemas de la ciudad podríamos destacar el Castillo de Hiroshima (広島城 – Hiroshimajou), el jardín Shukkeien (縮景園), el Memorial de la Paz conocido también como Genbaku (原爆 ドーム – Genbaku Doomu) y el Parque Conmemorativo de la Paz, el cual contiene varios monumentos levantados posteriormente al desastre acaecido, entre los que se encuentra el Museo Conmemorativo de la Paz.

A unos 50 kilómetros se encuentra la maravillosa isla de Miyajima (宮島), también conocida como Itsukushima (厳島).

Pequeña ciudad costera rodeada por montañas que se encuentra a unos 50 kilómetros al suroeste de Tokyo con gran afluencia turística, debido en su mayor parte a albergar al Gran Buda (大仏- Daibutsu) en el templo Kotokuin (高徳院). Una estatua de bronce de más de 13 metros de alto y con un peso de unas 93 toneladas. Es el segundo Buda más grande de Japón.

Además del Gran Buda, Kamakura goza de algunos templos sorprendentes como Engakuji (円覚寺) templo zen de los más importantes de Japón, Tokeiji (松岡山東慶寺 – Shoukozan Tokeiji) que se utilizaba como refugio para mujeres que querían divorciarse, Hasedera (長谷寺) o Tsurugaoka Hachiman (鶴岡八幡宮). Tampoco podemos olvidar que Kamakura nos ofrece una forma diferente de ser explorada, a través de una hiking route durante la cual podremos encontrarnos con el conocido como “templo del dinero”, Zeniarai Benzaiten (銭洗弁財天宇賀福神社- Zeniarai Benzaiten Ugafuku).

La playa es un aliciente más para conocer esta bonita ciudad, que además su calle principal goza de una gran cantidad de tiendas y restaurantes en los que merece la pena invertir algo de tiempo.

Una de las ciudades niponas con más monumentos históricos declarados Patrimonio de la Humanidad. Antigua capital del país entre los años 794 y 1868, tuvo la suerte de ser una de las ciudades no bombardeadas durante la Segunda Guerra Mundial, conservando así intactos todos los templos y monumentos.

Conectada por el tren bala (新幹線 – shinkansen), se encuentra a 3 horas de viaje de la capital Tokyo y en la línea de tren rápido a 30 minutos de la otra gran ciudad, Osaka.

Sería difícil destacar una sola cosa por encima del resto puesto que tiene auténticas maravillas como Sanjusangendo (三十三間堂 – Sanjuusangendou), Fushimi Inari (伏見稲荷大社 – Fushimi Inari taisha), el Pabellón de Oro (金閣寺 – Kinkakuji) o Kiyomizudera (清水寺). Necesitarías más de una semana para poder disfrutar de todo lo que tiene para ofrecer esta ciudad de casi millón y medio de habitantes.

Para moverse por la ciudad lo mejor es utilizar los autobuses ya que tienen además unos abonos muy útiles para los turistas, aunque para ciertos lugares resulta más conveniente el tren.

En definitiva es una ciudad que invita a caminar sus calles, conocer sus delicias gastronómicas y disfrutad lo que sus numerosas tiendas tienen para ofrecer.

Isla declarada Patrimonio de la Humanidad a 50 kilómetros de la ciudad de Hiroshima. Se la considera una isla-santuario y a veces también es conocida con el nombre del santuario más importante que tiene, Itsukushima (厳島神社 – itsukushimajinja).

Probablemente la imagen más conocida por todo el mundo es el “torii flotante” u Ootorii (nombre que recibe por ser una gran puerta) a la entrada del santuario desde el mar, pero hay otros muchos lugares magníficos que ofrece esta preciosa isla. Desde el monte Misen (弥山) al que se puede acceder en teleférico y en cuya cima pueden encontrarse monos, al templo Daishoin (大聖院) cuyo camino precedente está rodeado de estatuas o las calles más comerciales de la pequeña localidad, en las cuales puedes llegar a encontrarte la paleta de arroz más grande del mundo.

Además, al igual que en Nara, podrás encontrarte preciosos ciervos mientras paseas por las inmediaciones de la isla.

Capital de Japón en la época medieval, es uno de los principales destinos turísticos debido a la importancia de sus templos y su buena conservación. Aquí se encuentran el conjunto de templos conocidos como Monumentos históricos de la antigua Nara. Alguno de ellos son Yakushiji (薬師寺) templo sede de la escuela Hosso del budismo japonés, el Palacio Heijo (平城宮 – Heijoukyuu) o Todaiji (東大寺 – Toudaiji) que alberga una enorme estatua de madera del buda dainichi, perteneciente a la escuela Kengon budista y cuyo edificio principal se considera la construcción de madera más grande del mundo. Además en su interior hay un pilar con un agujero en la base, donde se dice que si es atravesado por una persona, ésta podrá alcanzar la iluminación.

Nara también es muy conocida por los ciervos que vagan libremente por la zona verde y alrededor de los templos.

Pequeña ciudad que se encuentra en las montañas de la prefectura de Tochigi, 140 kilómetros al norte de Tokyo, cuenta con un conjunto de templos y santuarios muy importantes que por su trazado y ubicación consiguen trasladarte a otra época.

Rodeado por el Parque Nacional de Nikko, cuenta además con la estación de tren más antigua de todo Japón, fundada en 1915.

La red de templos y santuarios está compuesta entre otros por Rinnoji (輪王寺 – Rinnouji) (antiguamente Shihonryuji), el mausoleo Toshogu (東照宮 – Toushouguu) dedicado a Tokugawa Ieyasu y construído por su nieto Iemitsu, el cual también tiene un mausoleo dedicado llamado Taiyuinreibyo (大猷院霊廟 – Taiyuuinreibyou), Futarasanjinja (二荒山神社) o el Puente Sagrado (神橋 – Shinkyo).

Además en Nikko están representados los tres famosos monos Mizaru, Kikazaru e Iwazaru (literalmente “no ver, no oír, no hablar”), en una escultura de madera.

La tercera ciudad más grande de Japón (después de Tokyo y Yokohama) y núcleo del área metropolitana Osaka-Kyoto-Kobe.

Los lugares más representativos de la ciudad son el Castillo de Osaka (大阪城 – Oosakajou) rodeado por el por un parque público (大阪城 公園 – Oosakajoukooen), el acuario (海遊館 – Kaiyuukan), el parque de atracciones Universal Studios Japan o la animada zona de tiendas y restaurantes de Namba y Dotonbori.

Famosa también por su gastronomía con platos como el okonomiyaki o el takoyaki, algunos de los cuales pueden ser disfrutados en los puestos callejeros de la zona centro.

Osaka es una de las ciudades que goza de un transporte en tren y metro estupendo, además de contar con aeropuerto internacional, por lo que es una buena ciudad para establecer como una de las residencias de un posible viaje.

La capital de Japón y el área metropolitana más habitada del mundo, pero que debido a su orden y estructura no resulta tan agobiante como pudiera llegar a parecer.

Cabría destacar algunos barrios de la ciudad por su importancia turística, ya que ofrecen una gran variedad; desde templos, zonas de fiesta, tiendas de ropa extravagante o lugares donde relajarte dentro de esta gran urbe. Shinjuku, Shibuya, Harajuku, Asakusa, Ginza, Akihabara, Roppongi u Odaiba son sólo algunos de los barrios que ofrecen multitud de cosas al viajero, para perderse por sus calles y descubrir pequeñas tiendas con objetos antiguos o grandes descuentos.

La mejor manera de moverse por la ciudad es utilizando el metro o el servicio de trenes de JR, que comunican a la perfección cualquier zona.

Aquí podrás maravillarte con muchos lugares de película, adentrarte en un universo para los fans del manga y el anime o disfrutar de algunos de los museos más importantes del mundo.